No user image
Monica_55905 Apr 28

La transparencia en el sector minero, un asunto de deber y necesidad

Artículo publicado originalmente por nuestros Media Partners Vía Minera. César Reyna Ugarriza nos explica el por qué de la necesidad de transparencia en la industria minera, así como los beneficios de un sistema más transparente.
En la presente columna planteamos que la transparencia de las empresas mineras como la del sector gubernamental encargado de regularla es un asunto de deber y necesidad a la vez. Lo es porque las actividades de las empresas tienen que ganar cierto respaldo o legitimidad en los entornos sociales en donde operan. Es decir, una necesidad ligada a la naturaleza y las particularidades del negocio. Pero al mismo tiempo es un deber porque los procedimientos legales lo establecen de muchas maneras.

En las áreas en las que las compañías deben ser transparentes es principalmente en la divulgación oportuna de información ambiental relacionada con los impactos que genera la actividad minera. De modo que cuanto más transparentes sean en ese aspecto, tanto las autoridades como la ciudadanía podrán tener un mejor conocimiento de las potenciales afectaciones de los proyectos antes de que entren en operaciones. Esto ayuda mucho a construir una imagen de responsabilidad en la industria porque permite prevenir de una manera más eficaz los impactos. 

De otro lado, es necesario que las empresas sean igual de transparentes en la información referida a sus ingresos, pagos de impuestos, regalías y otras contribuciones al fisco. Es de suma importancia que las operadoras demuestren efectivamente los costos de explotación o producción y las rentas obtenidas. Ello contribuye a clarificar los importantes recursos económicos generados por la actividad. En ese orden de ideas, a medida que más empresas se adhieran a mecanismos como el EITI, Iniciativa de Transparencia en la Industria Extractiva, programa dirigido a aumentar la transparencia acerca de los pagos realizados por empresas privadas del sector extractivo en los países en los que operan, se fortalecerá la gestión responsable de los recursos mineros.

Asimismo, es necesario promover la transparencia en materia de generación de empleo directo e indirecto en las distintas fases de la actividad minera, así como en la contratación de proveedores locales para propiciar mayor confianza en el sector como generador de bienestar colectivo en materia laboral y económica. Esto mejoraría la percepción de las empresas ya que a través del empleo solicitado y el desarrollo de cadenas de valor (proveedores) se redistribuye localmente gran parte de la renta generada por la minería.

No debemos olvidar que la divulgación de información debe ser comprensible (en el idioma local) y por canales o medios adecuados, de otro modo no cumpliría su principal cometido. Ello implica el uso de redes sociales, además de los medios tradicionales, para llegar a un vasto público deseoso de conocer sobre los planes inmediatos y futuros de los proyectos. A muchos les interesa, por ejemplo, conocer sobre las condiciones o estándares de contratación de las mineras para convertirse en proveedores de bienes y servicios. A otros, en cambio, recibir o acceder a información relevante de carácter ambiental para realizar un seguimiento o monitoreo efectivo de las operaciones, sobre todo en el caso de la población ubicada en las áreas de influencia.

La transparencia, como necesidad y deber, debe empujar a las empresas hacia una política de puertas abiertas para con la sociedad que las recibe o acoge. Ello generalmente supone asumir una serie de compromisos que a la larga se transformen en prácticas habituales que ayuden a disipar temores, desinformaciones, controversias, inexactitudes, incertidumbre o cualquier tipo de duda en torno a los distintos ámbitos en los que comúnmente se desarrollan las operaciones mineras.

(*) César Reyna Ugarriza, economista y consultor en temas económicos y sociales. En la actualidad desarrolla un modelo de negociación intercultural para generar acuerdos entre comunidades, empresas mineras y Estado.