No user image
Monica_55905 Sep 03

Financiamiento para proyectos energeticos en LATAM

Financiamiento para proyectos energeticos en LATAM image
Entrevista realizada por BNamericas con Keith Martin, consultor senior en Project Finance y gestión de riesgos. Activo en el sector energético LATAM desde 1998, comenzó su carrera en la OPIC, hoy conocida como DFC, y MIGA. La entrevista se realizó a raíz de la participación de Martin en el Latin America Energy Forum.
América Latina ofrece abundantes oportunidades de negocios en el sector energético. Sin embargo, conocer el paisaje local y los riesgos asociados —el creciente riesgo climático entre ellos— es vital para cualquier incursión exitosa.

En cuando al financiamiento necesario para la construcción de proyectos energéticos, soplan vientos de cambio ahora que las instituciones financieras, en particular las multilaterales, afinan su enfoque en el impacto ambiental de las iniciativas que buscan recursos.

Los proyectos que apoyan medidas de descarbonización están bien posicionados para obtener financiamiento y los mejores aspectados son los segmentos de energía renovable no convencional, la generación distribuida y la transmisión, entre otros. Luego está el potencial del hidrógeno verde y el negocio de la energía marina.

Los proyectos de carbón y petróleo están frente a un futuro con opciones de financiamiento restringidas en medio de las presiones internacionales para contener las emisiones. El financiamiento de proyectos de gas natural, como hidrocarburo que puede apoyar la transición energética al sustituir a los combustibles líquidos, debiera continuar resiliente.

Para hablar sobre las tendencias de financiamiento de proyectos energéticos en la región, BNamericas conversó por correo electrónico con el experto Keith Martin, consultor senior en project finance y gestión de riesgos, quien ha trabajado en el sector energético latinoamericano desde 1998. Comenzó su carrera en la OPIC, hoy conocida como DFC, y MIGA. Martin está radicado en Brasil desde 2007 y colabora con el sector privado y la IFC. Martin se presentó en Latin America Energy Forum, que en junio de este año celebró EnergyNet.

BNamericas: Usted ha participado del área del project finance durante más de 20 años. ¿Qué cambios importantes ha visto en el ámbito de financiamiento de proyectos energéticos en América Latina en ese tiempo?
Martin: Como en otros lugares, existe cierta ciclicidad en el project finance. Por un lado, para las entidades financistas comerciales, el project finance en América Latina depende de rendimientos más amplios disponibles en la región y más allá. En otras palabras, factores locales, como las calificaciones crediticias, tienen un papel importante. Pero también los retornos disponibles en EE.UU., Europa Occidental, Japón, China, etc. Por lo tanto, incluso el mercado estadounidense de bonos tiene un impacto en la disponibilidad, el plazo y el precio del project finance para América Latina.

Por otro lado, para las instituciones financieras de desarrollo, como IFC, el BID, la CAF y la antes denominada Corporación para Inversiones Privadas en el Extranjero (OPIC), también hay una serie de factores no comerciales que deben tenerse en cuenta. El principal en todos los ámbitos es que estas instituciones se centran cada vez más en apoyar proyectos de energía renovable. En algunos casos, como el Banco Europeo de Inversiones, incluso tienen ahora mandatos que les prohíben apoyar proyectos de combustibles fósiles. Eso está teniendo gran impacto en el project finance, particularmente en países sin grado de inversión, donde la banca comercial suele mostrarse reticente a actuar por sí sola sin “cobertura” de una institución financiera de desarrollo.

Un área en la que estamos viendo considerable interés por parte de las instituciones financieras dedesarrollo es el financiamiento de proyectos regionales de transmisión, como la conexión de la red centroamericana con la andina a través de Colombia. Las instituciones de desarrollo están bien posicionadas para apoyar proyectos de varios países que dependan de la estabilidad política,económica y jurídica en dos o más jurisdicciones.

BNamericas: Grandes economías como las de Argentina, Brasil y Colombia han sufrido rebajas decalificación soberana. ¿Qué impacto tiene esto en el financiamiento de proyectos energéticos?
Martin: La respuesta tiene dos partes. En primer lugar, están las calificaciones en sí mismas, lo quesignifica automáticamente que los préstamos son más costosos dados los márgenes de riesgo y, por lo general, los plazos son también más cortos. Cuando los países caen por debajo del grado de inversión,disminuye también el grupo de potenciales financistas, ya que los fondos de pensiones de EE.UU. y otros países, los fondos soberanos y otras entidades institucionales a menudo tienen exigencias de invertir únicamente en proyectos con grado de inversión. (Hay formas de estructurar esto. En el pasado,por ejemplo, las mejoras crediticias permitieron que los préstamos y bonos asegurados por OPIC o MIGA traspasaran el techo soberano y se convirtieran en grado de inversión. Además, ha habido casos en los que las empresas que dependen de las exportaciones, como las brasileñas Petrobras y Vale,tuvieran calificaciones de grado de inversión, incluso cuando Brasil no las tenía).

La segunda parte es más compleja. Las rebajas, particularmente para Argentina y Brasil, fueron causadas por problemas políticos y económicos en dichos países, los cuales tienen ramificaciones más amplias para los inversionistas y financistas extranjeros.

Si miramos a Argentina, no fue solo el hecho de que el plan de Macri básicamente se vino abajo.También fue cuando un nuevo gobierno subió al poder, lo que renovó la preocupación por posible interferencia gubernamental. Probablemente el mayor enemigo de los inversionistas sea la volatilidad. Cuando es probable que cambien las reglas del juego , es muy difícil predecir las rentabilidades y, con ello, justificar unainversión (o préstamo a un proyecto). En este sentido, también podemos mirar a Brasil, que tendrá elecciones presidenciales el próximo año. 

BNamericas: Varias multilaterales, entre las que destacan el BID y BID Invest , ofrecen financiamiento y garantías en la región. ¿Qué tendencias observa en los proyectos que están dispuestos a financiar hoy?
Martin: Como mencioné anteriormente, el factor de fondo más importante para las instituciones financieras de desarrollo es ahora el cambio climático. Sus accionistas —principalmente las economías desarrolladas— están presionando para que apoyen solo proyectos "verdes" que promuevan las energías renovables. Esta tendencia se ha acentuado con la administración de Biden, ya que EE.UU. es un gran accionista en muchas de estas organizaciones. En términos prácticos, significa que en los próximos años aún podría haber algún financiamiento para proyectos de gas, particularmente vinculados al GNL, pero será difícil conseguir dinero para el carbón y el petróleo. 

Sin embargo, debería haber fondos disponibles para energías renovables tradicionales, así comotambién para fuentes nuevas como el hidrógeno verde y la energía undimotriz.

Otras áreas en las que veo gran interés de las instituciones de desarrollo son soluciones para última milla y áreas rurales sin conexión a la red [que tiene un impacto significativo en la reducción de la pobreza e incluye apoyo para los estados insulares más pequeños del Caribe, donde no son posibleseconomías de escala]; proyectos regionales de transmisión [ver arriba]; y proyectos que promuevan laeficiencia energética [reducir las pérdidas de transmisión y distribución, permitir un mejoralmacenamiento de energía renovable, mejorar la aislación en hogares y comercios, etc.].

La otra tendencia —que ha existido durante años, pero ahora influirá cada vez más en las decisiones delas instituciones financieras de desarrollo—es la transparencia y la lucha contra la corrupción , inclusoen el área de contrataciones. Esto forzará una tendencia positiva que ya hemos visto en la regióndurante la última década hacia licitaciones más abiertas, mayor rendición de cuentas y mayor transparencia.

BNamericas: Guyana y Surinam están captando el interés de los inversionistas. ¿Cuáles son los pros ycontras de hacer negocios, o bien, financiar proyectos energéticos en estas jurisdicciones?
Martin: La mayoría de los expertos en hidrocarburos están de acuerdo en que la cuenca de Guyana [que abarca las costas de Guyana y Surinam, así como el extremo norte de Guayana Francesa] es el campo con el potencial más alentador del mundo para la década de 2020. Las estimaciones son de almenos 10.000 millones de barriles de petróleo y más de 30 billones de pies cúbicos de gas, según datos de The World Oil].

Tullow, Exxon y Petronas, entre otras, están explorando estos campos de aguas profundas. Tullow aporta a la región la experiencia en aguas profundas obtenida en Ghana. En general, los avances tecnológicos de los últimos 20 años en la producción de petróleo y gas en aguas profundas, que han dado lugar a menores costos, hacen muy atractiva esta oportunidad comercial.

Muchos inversionistas han expresado interés, en parte por la proximidad de esta área con EE.UU. y Europa Occidental, y han señalado que podría contribuir a reemplazar la oferta venezolana. Además,existe preocupación de que Guyana y especialmente Surinam puedan recurrir a China y Rusia en busca de apoyo para desarrollar la cuenca, por lo que es mejor intentar adelantarse a ellos.

Sin embargo, existen varios obstáculos. El primero es obvio: los hidrocarburos no están de moda y es posible que muchos financistas e inversionistas no quieran participar [algunos podrían preferir el gas para producir GNL en lugar del petróleo). Otro es que la frontera marítima entre Guyana y Surinam ha sido objeto de disputas durante décadas. Si bien hubo un fallo de un tribunal de Naciones Unidas en 2007 que favoreció la interpretación de Guyana, todavía hay resentimiento en Surinam. Además, podría haber dudas sobre la capacidad de ambos países para hacer frente a inversiones tan masivas: Guyana tiene una población de menos de 800.000 habitantes y la de Surinam es incluso más pequeña (menosde 600.000).

BNamericas: Argentina busca incrementar la producción en Vaca Muerta. ¿El potencial de la formaciónde esquisto es suficientemente atractivo para tentar a los inversionistas que desconfían del historial de inestabilidad macroeconómica y política del país? ¿El proyecto de ley de hidrocarburos propuesto podría aliviar esas preocupaciones?
Martin: Vaca Muerta ya estaba aumentando su producción [hasta que vino elCOVID], lo que le permitió a Argentina prácticamente alcanzar la autosuficiencia energética en 2019.Además, el Gobierno argentino y el FMI se dieron cuenta de que Vaca Muerta es una de las opciones que tiene Argentina para pagar su deuda externa, por lo que existe voluntad nacional e internacional para ampliar aún más la producción. Las reservas son, por supuesto,tan masivas que siempre atraerán interés, como sugiere el “quién es quién” de la industria de hidrocarburos presente en Vaca Muerta.

Finalmente, el proyecto de ley de hidrocarburos podría ayudara aliviar las preocupaciones, si no se diluye. 

Una complicación es la estructura federal de Argentina, que otorga amplios derechos, incluso sobre las industrias extractivas, a las provincias. Si bien el actual gobierno de la provincia de Neuquén ha sido favorable a la exploración, partes del proyecto se encuentran en otras provincias, como Mendoza(donde la brasileña Vale perdió su inversión en potasio en Río Colorado) . La construcción de ductos hacia al norte y hacia al mar requiere la autorización [y la compensación] de las provincias vecinas.

Finalmente, como indico en respuestas anteriores, financiar proyectos de petróleo y gas con fondos internacionales [especialmente de instituciones financieras de desarrollo] se está volviendo cada vez más difícil debido a la presión para avanzar hacia la energía verde. Esto también puede significar quealgunos de los proyectos de gas tengan preferencia sobre el petróleo.

BNamericas: Para terminar, ¿cuál es la perspectiva del project finance para la región en su conjunto?¿Qué países y sectores podrían impulsar la demanda en los próximos años? Por ejemplo, el hidrógeno verde pareciera estar despertando interés en Brasil, Chile, Colombia y Uruguay.
Martin: La tendencia principal será un enfoque cada vez más decidido en las energías renovables, particularmente de parte de las instituciones financieras de desarrollo. Es probable que veamos inversiones adicionales importantes en energía eólica y solar en toda la región, pero especialmente en Brasil y Argentina.

El hidrógeno verde también es muy atractivo para la región y podríamos ver financiamiento a nuevasempresas y proyectos experimentales en esta área. Centroamérica y algunos enclaves en Sudamérica(Chile y Bolivia, por ejemplo) también tienen un potencial geotérmico importante sin explotar, una de lasfuentes más confiables de energía renovable. Finalmente, las innovaciones en energía undimotriz podrían traer nuevas inversiones a Perú, Chile, Argentina y Brasil.

Un factor interesante que ya se está viendo en Brasil es que el cambio climático está afectando la red eléctrica , particularmente en lo que respecta a la hidroelectricidad. Países como Brasil, Paraguay ,Uruguay y Colombia, que dependen en cierta medida de la generación hidroeléctrica, necesitaránreforzar sus capacidades de respaldo, ya que probablemente las presas hidroeléctricas producirán menos energía que la proyectada originalmente hace 20 o 30 años debido a las sequías.[Las instituciones financieras de desarrollo tienen fondos disponibles para los llamados “proyectos de resiliencia” al cambio climático”].

Puede leer la entrevista completa con Keith aquí